MORENA, se ratifica en Quintana Roo como franquicia felixista-borgista

MORENA, se ratifica en Quintana Roo como franquicia felixista-borgista

He aquí navegando en las turbias aguas del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en Quintana Roo, en donde la simulación y la manipulación política navegan viento en popa en beneficio de los intereses felixistas-borgistas con miras a la elección del 2018, en la que se renovarán en lo local 11 Ayuntamientos, y en lo federal 2 senadurías y 4 diputaciones federales.

La travesía inició previo a los anteriores comicios del mes de junio del 2016 con una coyuntural negociación del ex gobernador Félix González Canto con la dirigencia nacional de MORENA, en la que José Luis Pech resultó beneficiado al ser nombrado delegado en Quintana Roo ante el disgusto de la base territorial del partido, y quien se presume fue financiado por el gobierno Roberto Borge Angulo para la causa en contra del entonces candidato de la alianza PAN-PRD, Carlos Joaquín González.

Las cartas de navegación en ese entonces buscaban tocar tierra firme al dividir el voto opositor contra el PRI-Verde, y por añadidura el otrora candidato Mauricio Góngora Escalante consiguiera el triunfo; empero no le alcanzó el potencial a MORENA por el rechazo a José Luis Pech como ex priista, y porque no midieron el hartazgo social de la sociedad quintanarroense (sobre todo en el sur de la entidad) por la corrupción de los gobiernos felixista-borgista. 

Y en el ámbito nacional, la intención revanchista era cobrarle la factura política al Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, quien como dirigente nacional del PRI en los comicios presidenciales en los que resultó ganador Enrique Peña Nieto, tuvo un fuerte enfrentamiento con Andrés Manuel López Obrador, más el conflicto de intereses permanente por la reforma energética. Y qué mejor que hacer naufragar al exgobernador en su propia tierra, con un asunto de sangre, la elección gubernamental de su hermano, quien tuvo que renunciar al PRI y postularse en alianza PAN-PRD.

El acuerdo felixista-borgista-MORENA está más que refrendado hacia los comicios del 2018. Ayer mismo en conferencia de prensa en Cancún, la secretaria general del partido, Yeidckol Polevnsky Gurwitz  nombró y ratificó a ex felixistas y ex borgistas como coordinadores estatales (léase Marybel Villegas Canché –encabezaría la fórmula al Senado- y José Luis Pech –a quien ya no dejaron la responsabilidad completa del partido e iría acompañando en segundo lugar en la boleta electoral a la cuestionada e investigada ex delegada de la SEDESOL-).

Asimismo anunció que la cozumeleña Juanita Alonso Marrufo, felixista y pariente del delegado de la SEDATU, Fredy Marrufo Martín (en proceso de juicio político por corrupción en su administración como alcalde), será la coordinadora en Cozumel y la eventual candidata a la Presidencia Municipal. Las demás coordinaciones municipales también serán seleccionadas a través de supuestas encuestas, lo que al parecer es el paso automático a candidaturas; a decir de la dirigente nacional, se darán a conocer conforme las tengan.

“Les estamos quitando lo mejorcito, necesitamos gente experimentada, capaz”; “si trabajan, y trabajan muy bien, los ratificaremos”, puntualizó la dama de hierro de MORENA, Yeidckol Polevnsky, en referencia a las candidaturas. Todo indica que MORENA ya es franquicia felixista-borgista, y quien aspire a una candidatura, sólo tiene que acreditar su afiliación al grupo político que saqueó a Quintana Roo, que institucionalizó la corrupción.  

Léanos también, véanos y escúchenos en www.quintanaroohoy.com y en Bestia Grupera Chetumal 99.3 Fm en Facebook de lunes a viernes de 7 a 8.30 am.

Por: Joaquín Pacheco Castro

@MaretazoPacheco @maretazoMx 

22/10/17