Ganaderos de Quintana Roo en rebelión. Mueven los sedimentos marinos de la corrupción y la impunidad Borgista del delegado de la SAGARPA, César Armando Rosales Cancino, alias “Claveles”.

Ganaderos de Quintana Roo en rebelión. Mueven los sedimentos marinos de la corrupción y la impunidad Borgista del delegado de la SAGARPA, César Armando Rosales Cancino, alias “Claveles”.

Y sigue la mata dando. Más pronto que rápido, el cuestionado delegado Borgista de la SAGARPA, César Armando Rosales (“Claveles”) Cancino, naufraga en la marea roja al querer mantener el control de la Asociación Ganadera Local de Quintana Roo.

Contrario a los vientos marinos del cambio, intentó imponer como nuevo dirigente a Florencio Song Solís en sustitución de Wilbert Gutiérrez, para continuar el próspero negocio de los agroquímicos, que cobran a los ganaderos al triple de su precio comercial. Y a río revuelto, el desvío de recursos económicos de programas como el de Mantenimiento de Praderas; asimismo ahogaron en sus bolsillos los incentivos de la recría pecuaria.

Los ganaderos se rebelaron y congelaron la Asamblea. Nodejaron al nuevo rico en QuintanaRoo, el delegado chiapaneco de la SAGARPA, llegar a tierra firme con la elección de Florencio Song Solís, con quien desfalcó el Centro de Negocios de los Ganaderos (el banquito), y desaparecieron recursos municipales y estatales para un Centro de Acopio Ovino, a decir de los caballitos de mar.Del azul profundo, como no soy bodega para guardarme nada, sepa usted que el delegado “Claveles”, pronto serà “clavado” por la justicia.

Por: Joaquín Pacheco Castro