Diputados en orfandad política en Quintana Roo, aliados PRI-VERDE, faltan a trabajar y pasan lista con Osorio Chong con miras a la sucesión presidencial.

Diputados en orfandad política en Quintana Roo, aliados PRI-VERDE, faltan a trabajar y pasan lista con Osorio Chong con miras a la sucesión presidencial.

Nada tuviera de extraordinario que 11 legisladores minoría en el Congreso, con el peso de la corrupción e impunidad sobre los hombros del ex gobernador indiciado Roberto Borge Angulo, anden buscando nueva paternidad.  

Pero faltar a la sesión camaral con asuntos trascendentes en el tintero para la vida pública y política (léase caso auditor y juicios políticos), y colarse a un evento del Gobernador y el Secretario de Gobernación con empresarios, con fines políticos; es signo inequívoco de su desesperación, pero sobre todo de su carencia de responsabilidad como diputados.

En la nueva praxis legislativa que han significado los demás partidos que son mayoría, con un ejercicio más ágil y plural, transparente y con compromiso social; a los faltistas en campaña para el 2018 y de pasadita en busca de poner en riesgo el quórum necesario para sesionar, deben descontarles el día de su salario como a cualquier mexicano que falta a sus labores. Y que Raymundo King y José de la Peña, sepan junto con su camarilla, que no los extrañaron ni sus curules.

Del azul profundo, se dice y les digo, porque no soy bodega para guardarme nada, que quien operó la reunión de los sobrevivientes del PRI con Osorio Chong, es el silencioso Senador Félix González Canto.     

Por: Joaquin Pacheco Castro