El obligado cambio en Comunicación Social

El obligado cambio en Comunicación Social

Uno de los problemas que ha tenido el “Gobierno del Cambio” es el manejo de su comunicación política.

Desde el inicio de la administración no se ha tenido un esquema que funcione y esto provocó que, desde el primer año de gobierno, se haya esfumado la imagen que el gobernador, Carlos Joaquín González, logró en las urnas aquel 5 junio de 2016, la gente poco a poco se fue desencantando.

La incertidumbre para ese sector llegó cuando al nombrar el gabinete el nuevo gobernador, Haidé Serrano Soto no recibió el nombramiento y se le anunció como encargada de Despacho, lo que desde ese momento limitó su actuación, porque la titularidad nunca le fue reconocida. Con el paso del tiempo los pendientes se fueron acumulando y llegó el nombramiento de Felipe Ornelas Piñón, quien arriba al cargo como coordinador general de Comunicación Social del Gobierno del Estado, tras desaparecer la Unidad del Vocero, como un “experto” en redes sociales y como “conocedor” de los medios digitales.

No obstante, desde su nombramiento mostró poca experiencia y desconocimiento de los periodistas del estado. Después de crear la expectativa de que el manejo de información sería primordialmente a través de las redes sociales, se firmaron contratos millonarios con los periódicos y medios tradicionales, que hay que decirlo orquestaron una gran campaña contra Carlos Joaquín González como candidato, lo que los llevó a utilizar a las redes sociales y páginas de internet para acercar la información a la ciudadanía. 

Esto significó un rompimiento con los medios electrónicos que tanto aportaron a esa campaña. La cereza del pastel fue una foto donde el Jefe del Ejecutivo del Estado estuvo acompañado por los dueños de los periódicos de la entidad. El mensaje que recibió la gente fue “más de lo mismo”.

Seguidamente Felipe Ornelas se dedicó a pelearse con todo periodista que no estuviera de acuerdo con su información, las llamadas a los dueños de los medios y amenazas veladas contra periodistas no se hicieron esperar. El desprestigio a los medios no impresos fue otra característica de su paso por la Coordinación General de Comunicación Social, toda vez que desde su opinión solo lo que los medios “reconocidos” publicaban era verdad. 

Nada aportó el paso de Felipe Ornelas como jefe de prensa del gobernador, al contrario, restringió al acceso a las entrevistas y ha desdibujado la imagen de este gobierno ante la ciudadanía. Al parecer su estancia se convirtió en una pesada carga que no se pudo mantener. Nunca supo el significado de comunicación social, gubernamental y política, por ende, el de periodismo.

El nombramiento de Felipe Ornelas como coordinador de asesores no es un premio es una salida por demás digna, tal y como ocurrió con su cómplice, Juan Vergara Fernández. Sin embargo, le garantiza su permanencia en la nómina, pues es sabido que el puesto que asume solo funciona en apariencia. 

Este movimiento brinda la oportunidad a este gobierno de volver al plan inicial, poner a Haidé Serrano al frente de la oficina de comunicación, pues a pesar de permanecer ahí no ha podido ser la operadora de medios y como están las cosas, era la única candidata para asumir ese espacio.

Serrano Soto ha estado cerca del gobernador desde que fue presidente municipal de Solidaridad y en la campaña estuvo coordinando el área de comunicación, por lo que este será un reto importante. Tiene la ventaja de haber estado todo este tiempo aprendiendo sobre la situación de la comunicación social en Quintana Roo.

No obstante, deberá tener cuidado de la gente que la rodea, toda vez que cuenta con colaboradores que tienen poco tacto para tratar a los periodistas y representantes de los medios de comunicación, de hecho, fueron los responsables directos de generar enfrentamientos al inicio de la administración, que obligaron a los reporteros a dialogar con el propio mandatario estatal. 

La nueva responsable de la Coordinación, tiene en sus manos una labor titánica para rescatar la imagen de Carlos Joaquín González, sobre todo en medio de un proceso electoral complicado, tiene el beneficio de la duda ahora que está en sus manos el control de esa dependencia y la relación directa con los medios de comunicación.

www.newsquintanaroo.com

Capital Política; Por David Acosta