Carlos Joaquín, el control de su gabinete, y su sucesión

Carlos Joaquín, el control de su gabinete, y su sucesión

He aquí navegando en las nuevas cartas de navegación del Gobernador del Cambio, Carlos Joaquín González, quien ya sorprendió a propios y extraños con los primeros ajustes de su gabinete legal, los que constituyen un parteaguas para su administración que concluye en el 2022. En una primera lectura política, con ello irá poniendo fin al litúrgico pago de facturas políticas que se generaron en su campaña a la gubernatura.

De tal manera que gradualmente el gabinete legal y ampliado contará con su sello profesional, administrativo y político, para cumplirle a los quintanarroenses con sus compromisos; al tiempo que trazará su ruta náutica rumbo a su propia sucesión gubernamental. Y no debe ser de otra manera, por las circunstancias que aquejan a Quintana Roo, por el saqueo de las administraciones anteriores y la institucionalización de la corrupción, pero también por la palabra empeñada.

Carlos Joaquín González, ya dio el tan esperado manotazo político. Al margen de si le favorecen o no los próximos resultados electorales de los comicios concurrentes de julio del 2018, para elegir la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión (Cámaras alta y baja), y en lo local la renovación de 11 Presidencias Municipales estrenando las figuras de la relección y la participación de candidatos independientes; el mandatario ya tomó la conducción política de su gobierno y del proceso electoral.

Tan sólo tres cambios movieron los sedimentos del Gobierno del Cambio. En las Finanzas y la Planeación, con la salida del cuestionado e investigado Juan Melquiades Vergara Fernández, ipso facto puso en resguardo los dineros del Estado y los alejó de intereses externos; mientras que para su proyección sucesoria, hizo a la mar a dos figuras con oficio político-electoral, y experiencia administrativa, los aspirantes al Senado y a la Diputación Federal por el distrito 1, Julián Ricalde Magaña y Miguel Ramón Martín Azueta, respectivamente. 

Ambos personajes han revuelto las aguas político-electorales en general, y en específico las nauseabundas del felixismo-borgismo, las que ya hacían cuentas alegres. Ambos encabezarán la estrategia de la coalición “Por México al Frente” que integra el Movimiento Ciudadano junto con el PRD y el PAN, con una amplia red social más allá de las estructuras partidistas. Sin lugar a dudas, en cuestiones políticas, Julián Ricalde Magaña y Miguel Ramón Martín Azueta, son dos tipos de cuidado, y sus detractores lo saben. En ellos centrarán sus contrincantes la guerra sucia, que ya empezó nada más renunciaron a sus cargos en el gobierno estatal y se inscribieron como aspirantes a cargos de elección popular.

Léanos también, véanos y escúchenos en www.quintanaroohoy.com 

Por: Joaquín Pacheco Castro

Twitter: @MaretazoPacheco @maretazoMX

14/01/18