Un debate sin sustancia

Un debate sin sustancia

La idea de COPARMEX, la organizadora, fue un debate de propuestas y sin ataques personales

Y no tuvo ni una cosa ni la otra 

Ningún candidato debió responder temas polémicos 

La ausencia del candidato del PRD-PAN-MC fue una muestra del caos político que envuelve a esa coalición en Cancún 

(La Opinión)

El primer debate entre los candidatos a la presidencia municipal de Benito Juárez dejó mucho a deber. 

Desde el formato, que no permitió el cruce entre los candidatos ni propuso preguntas incisivas sobre temas centrales, hasta las propuestas de gobierno de los invitados centrales, que fueron una larga serie de lugares comunes, todo dejó la sensación de que el ejercicio quedó muy corto para las expectativas que había.  

De hecho, las propuestas fueron tan insustanciales y parecidas, que podrían haberse reunido en una sola, y ser presentadas todas juntas. 

Todos los candidatos hicieron hincapié en la seguridad, la movilidad, la transparencia y la lucha contra la corrupción. Pero las propuestas, de todos sin excepción, fueron una larga lista de lugares comunes 

Las únicas propuestas que llamaron la atención, lo hicieron por lo extrañas que sonaron. 

La candidata del PES, Niurka Sáliva, dijo que de ganar comprará 300 patrullas y un helicóptero con visión nocturna y armamento. No explicó de dónde saldrán los millonarios recursos que se necesitan, excepto que pretenda volver a tomar una deuda multimillonaria. 

El candidato independiente, Isaac Janix, dijo que para armar su hipotético gabinete le pediría las ternas de nombres a las asociaciones empresariales y de profesionistas, porque son los expertos. 

O sea, un candidato independiente de los partidos, pero devenido en candidato empresarial. 

De ahí en más no hubo ni siquiera algo para recordar. El candidato del PVEM-PRI-PANAL, Pablo Bustamante, llevó un guion escrito que leyó sin convicción. 

Y la candidata más fuerte en las encuestas, Mara Lezama, de MORENA-PT, sólo se dedicó a decir lo que se esperaba de ella para no arriesgar una ventaja que parece inalcanzable. 

José Luis Acosta Toledo, el candidato impugnado del PRD-PAN-MC, no fue al debate y quizá fue lo más lógico. Es la mejor manera de que quede claro que esa alianza no tiene ni tendrá candidato en Cancún, y que esta sumida en un caos sin precedente.  

FORMATO INSULSO 

El formato del debate, que preparó la Coparmex y se realizó la noche de este jueves en la Universidad La Salle, no ayudó para nada. La idea fue que no hubiese cruce entre los candidatos, para evitar los ataques personales, y solo se presentaran propuestas. 

Pero se olvidaron de un dato: no existen propuestas independientes de las personas que las presentan y las llevarían a cabo. La política no es el mundo de lo ideal sino de lo posible, y nada de eso se vio en el debate. 

Hubiese sido interesante que los propios candidatos, o que quienes tuvieron la oportunidad de hacer preguntas, intentarán despejar algunas dudas que llaman la atención. 

¿Es Mara Lezama la candidata del Sistema? ¿Tiene un acuerdo con el gobernador Carlos Joaquín y el Niño Verde, Jorge Emilio González Martinez? ¿El proyecto de Niurka implica endeudar el municipio como lo hizo su marido, Gregorio Sánchez? 

¿Pablo Bustamante es la continuidad de Remberto Estrada, o es un proyecto diferente? Y, sobre todo ¿Quien es? ¿Isaac Janix es independiente, o simplemente no tiene partido? Porque son dos cosas diferentes. ¿Su referente político es “El Bronco”? Porque eso diría mucho de sí mismo. 

Y la lista de preguntas incómodas, por supuesto, es mucho más grande. 

En síntesis, se trató de un ejercicio interesante, que fue desaprovechado. La próxima semana habrá debates organizados por el Instituto Electoral. Ojalá se aprenda de este inicio fallido.