CJ sorprendió a sus funcionarios pidiéndoles la renuncia; todos querían mantenerse hasta marzo en sus cargos

CJ sorprendió a sus funcionarios pidiéndoles la renuncia; todos querían mantenerse hasta marzo en sus cargos

En unas horas, obligó a renunciar a Juan Vergara, Jorge Portilla, Miguel Ramón Martín Azueta y Julián Ricalde

Las estrategias electorales de los funcionarios incluían mantenerse en sus cargos

Hay dudas sobre el apoyo de Carlos Joaquin a algunas candidaturas

(La Opinión)

Podría decirse que ninguno de los funcionarios estatales que renunció en las últimas horas tenía las maletas listas.

Todos esperaban mantenerse en sus cargos hasta último momento, para aprovechar las “comodidades” que da el Gobierno a la hora de hacer una campaña.

Pero el propio gobernador Carlos Joaquin fue el encargado de ordenar la renuncia inmediata de sus funcionarios.

En algunos casos, el vehículo de la orden fue el Secretario de Gobierno, Francisco López Mena. Desde el miércoles, el funcionario se comunicó con alguno de sus pares y les dijo que el gobernador quería las renuncias con fecha al jueves o viernes.

Todos se sorprendieron. Por ejemplo, el ex titular de SEFIPLAN, Juan Vergara, y el de Sintra, Jorge Portilla, habían dicho públicamente que estarían en sus cargos hasta que la ley lo permitiera. O sea, fines de marzo.

Portilla, sin embargo, ya sabía que su posición era insostenible, y que cada semana en el cargo era un problema para el gobernador. Se trata, para que se entienda, de un amigo personal del mandatario estatal.

Más allá del discurso sobre la equidad y la transparencia ( que nadie en la política espera que se cumpla en realidad) no se entendió la decisión que tomó Carlos Joaquín.

Un caso que llamó la atención fue el de Julián Ricalde en la Secretaria de Desarrollo Social (Sedeso).

Se supone que el perredista ex alcalde de Cancún fue propuesto por el propio gobernador para la segunda fórmula al Senado en la alianza.

En ese contexto, y ante la muy dura elección que se espera en julio, lo lógico parecía mantener en su cargo a Julián Ricalde con una agenda muy ambiciosa. Era una forma de hacer campaña en todo el estado.

El ex alcalde había decidido, también, mantenerse hasta marzo en el cargo, o mantener una participación directa en la Secretaria. El pedido de López Mena lo sorprendió. Y mucho más la decisión de poner allí a Rocio Moreno, una de las manos derechas del gobernador.

La situación lo sorprendió tanto, que el mismo Julián Ricalde, en una nota con el portal Noticaribe, sembró la duda sobre su participación en la contienda electoral.

Dijo que “no necesariamente” la renuncia culminará en una candidatura. Es lógico: el perredista se niega a ir a un sacrificio inútil.

Pero en los otros casos la situación es similar. A todos les convenía claramente mantenerse en sus cargos, con visibilidad y presupuesto, para hacer campañas encubiertas.

Eso será, al fin y al cabo, lo que harán los alcaldes, por ejemplo.

Entre los funcionarios que están inscriptos para alguna candidatura que aún no ha renunciado está Gerardo Mora, director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, que se inscribió como precandidato en el distrito electoral federal 4 de Cancún.

Pero según se supo en los últimos días, ya se habría desistido de esa intención y se mantendrá en la paraestatal